Razones para ahorrar energía

Diariamente consumimos una enorme cantidad de energía de muchas formas  y procedente de fuentes distintas. Parte de esa energía es utilizada de manera satisfactoria pero una cantidad demasiado grande es derrochada, ya sea por sistemas ineficaces o de bajo rendimiento, por pérdidas de calor en los edificios a través de cerramientos  insuficientemente aislados o simplemente por hábitos irresponsables del propio consumidor  poco concienciado con el problema, ya muy presente en nuestro planeta, del cambio climático.

– El continuo crecimiento demográfico y el desarrollo de los países emergentes del tercer mundo, aumentará la demanda en los próximos 25 años, aproximadamente en un 36%.

– Actualmente dependemos de fuentes de energía no renovables casi por completo, a las cuales ya no les queda tanto recorrido como pensábamos hace medio siglo.

– Los modos de obtención de energías renovables no están suficientemente desarrollados todavía para abordar una demanda energética de tal envergadura.

Estos hechos deberían hacernos reflexionar sobre nuestras prioridades. Si no conseguimos primero reducir drásticamente el consumo de energía por medio de medidas de ahorro y mejorando la eficiencia energética a todos los niveles, difícilmente conseguiremos sistemas de obtención de energía renovable capaz de abordar el derroche energético que se da actualmente en nuestro planeta y que, de no concienciarnos, irá en aumento.

– La eficiencia energética puede suponer una “fuente de energía” mayor que cualquier fuente de energía renovable o no.

– Por cada kilovatio•hora de energía (producto de la potencia de un aparato por el número de horas que está consumiendo energía) que ahorremos, evitaremos la emisión de aproximadamente un kilogramo de CO2, se hace evidente que sin reducir el consumo, difícilmente se puede reducir el nivel de emisiones hasta poder cumplir los distintos compromisos alcanzados en Kioto o los objetivos alcanzados para 2020.

– La continua e imparable subida del precio de la energía hace que el ahorro en energía se traduzca directamente en un ahorro económico muy considerable.

Medidas de ahorro y eficiencia energética

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>