Ciclo de vida de los edificios

(Fuentes: CIES; ELISAVA, Universidad Pompeu Fabra, Ignasi Perez Arnal; IDAE)

Los edificios representan el 40% del consumo energético en los países desarrollados. De este porcentaje, 2/3 le corresponden al sector de la edificación residencial convirtiéndolo en uno de los focos de actuación de todas las medidas de ahorro energético y reducción de la contaminación.

– Suponiendo una vida útil de 50 años para el edificio, casi un tercio de la energía consumida en toda su vida útil es en el proceso de extracción y fabricación de los materiales (34%).

– El consumo restante se destina casi en su totalidad (64%) al uso y mantenimiento del edificio, concretamente para mantener un nivel de confort adecuado para los usuarios.

– Parece evidante que son, por un lado, la reducción del impacto ambiental de los materiales de construcción en su proceso de extracción y fabricación, y por otro, la eficiencia enérgética de los edificios durante su uso, los dos caminos a seguir en la busqueda por conseguir el compromiso de construir edificios de consumo energético casi nulo (EECN) para el 2020.

– El uso de ecomateriales con una huella ecológica casi nula es esencial para reducir el gran impacto que genera la fabricación de los materiales convencionales. Más importante si cabe es  la capacidad de reutilización y reciclaje de estos materiales, puesto que así, se elimina el proceso de extracción de materias primas, con el ahorro energético y de recursos que eso supone.

– Unas adecuadas medidas de ahorro y eficiencia energética pueden reducir a mas de la mitad el consumo energético durante la vida útil de los edificios.